Celtibérica.es

TODOS SOMOS DE PUEBLO

Julio 12, 2020

Julio Arnaiz Asociación para el Desarrollo de Serranía Celtibérica (ADSC) Sección de La Rioja

Se podrá decir que fuimos los que intentamos revertir la situación de nuestros municipios o que fuimos los que firmamos su defunción..

En el Parlamento de La Rioja se aprobó el mes de marzo por unanimidad de todos los grupos, y a instancia del grupo de Ciudadanos, una proposición no de ley en la que se insta al Congreso de los Diputados a que se aborde de manera urgente el asunto de la despoblación. También en el Congreso de los Diputados, el pasado día 24 de junio, a instancia de Teruel Existe, se aprobó por mayoría absoluta una moción en la que se insta al Gobierno de España a poner en marcha un Plan de recuperación de la España Vaciada y el Reto Demográfico, en la que se aprueba un Plan de Reactivación de las zonas despobladas y cantidad de propuestas a fin de paliar tantas carencias como tienen estas zonas en las que Serranía Celtibérica quiere elevar su voz y su protesta más enérgica a fin de que sus demandas sean escuchadas aquí y donde haga falta.

Sin embargo, el pasado tres de julio en que se reunieron en Soria los presidentes de Castilla y León, Castilla-La Mancha y Aragón, para negociar que solo Teruel, Soria y Cuenca tengan un trato favorable de las ayudas europeas, dejando relegadas de las mismas a 44 provincias más, entre ellas La Rioja. La Serranía Celtibérica abarca desde Valencia y Teruel hasta las dos Castillas, donde La Rioja asiste atónita a una condena más que probable a un aislamiento más que seguro, en donde, una vez más, mientras se nos llena la boca de lo preciosa que es, nos la van dilapidando a trocitos: ahora que si las vacaciones fiscales, luego que, como no tenemos influencia en la villa y corte, pues eso, que dejan para más adelante nuestras reivindicaciones, otro día que, ya si eso, pues ya veremos; y ahora, mientras otros territorios, por una o por otra cosa, sacan tajada de su momento, a nosotros sólo nos llega la hora de la más absoluta dejación. Eso sí, aplaudimos con las orejas cuando nos dicen nuestros representantes que allí, donde se cuece todo, no se habla de otra cosa, La Rioja por aquí, La Rioja por allá, pero de lo mío, nada. Y, encima, nos creemos cuando se nos dice que estamos mejor que la media, lo bien que se vive.

Todos los parlamentarios se mostraron de acuerdo en esto que ya clama al cielo habida cuenta de que es un hecho cierto y objetivo: nuestros pueblos, y más cada día, se vacían. Y en que si no ponemos remedios se verán abocados a desaparecer, con la pérdida inmensa que supondría haberlos dejado morir de inanición. Los riojanos, en nuestra inmensa mayoría, procedemos de alguno de sus pueblos y todos tenemos en nuestro ADN, en nuestro DNI, ese alma que nos hace ser como somos, algo a lo que no debemos, ni podemos ni queremos renunciar, pues sería como borrar de un plumazo aquello que nos identifica y hace ser así.

No quiero, ni por un momento, pensar qué sería de esta tierra sin esos pueblos que hacen patria propia y querida. ¿Se imaginan qué sería de esta región, encima con lo pequeñita que es, que, por arte de birlibirloque, cerraran por falta de “rentabilidad” (ahora que todo se mide en términos materiales) los lugares que no reúnan unos parámetros determinados? En seguida -eso sí, a toro pasado-, vendríamos con los lamentos, quejas y rasgado de vestiduras propio de fariseos que cuando tuvimos tiempo de evitarlo no hicimos apenas nada. Entonces, tarde seguramente, nos daríamos la mano para enterrar, que otra cosa no, pero eso se nos da de primera y, entre medias, preguntaríamos qué hemos hecho mal; mejor dicho, qué han hecho mal los demás; porque nosotros ya lo teníamos previsto. Aquí y en cualquier parte del mundo, por su propia naturaleza, el hombre necesita de referentes, marcas que le indiquen de manera segura por dónde se llega al principio, al origen de dónde venimos todos. Se podría argumentar por historia primaria que hay que contar con los pueblos, con todos, sobre todo cuando se encuentran en la misma situación. Y, se quiera o no, con nuestra dejación, les estamos condenando a su abandono. Y se podrá decir de nuestra generación que fuimos los que revertimos la situación porque supimos intentarlo o que firmamos su acta de defunción. De nosotros depende. Como no teníamos bastante, mientras nos esquilmaban empresas los vecinos históricos, la parte soriana, cuando no por la burgalesa de la Demanda, nos adelantará y, mientras, nosotros, creyéndonos aquello del qué bien se vive, del “tierra abierta”, y del cruce de caminos, cosas que están muy bien para adornar encantos, pero que no combina con la cara que se nos quedará si no hacemos algo. En cualquier caso, pase lo que pase, se espera de nuestras autoridades que La Rioja se incorpore, como sea, a esa plataforma donde ya están Teruel, Soria y Cuenca, sin perjuicio de que el resto de provincias en su situación también lo hagan por ser justo.

Julio Arnaiz, ADSC 

.

Ángel de Pablo en El Día de La Rioja

Ángel de Pablo, presidente de ADSC y de la Sección de La Rioja

La Serranía Celtibérica pide que La Rioja sea considerada Zona Despoblada, en El Dïa de La Rioja

Derechos reservados © Celtiberica.es

* * *